Archivo de la etiqueta: vender con tarjetas de presentacón

¿Venden tus tarjetas de presentación?

¿Qué haces cuando recibes una tarjeta de presentación?

Independientemente de si la guardas o la tiras, seguro que hay un momento en que te cuestionas si merece o no hacer un espacio en tu tarjetero. Este instante es decisivo para concretar o no un negocio o cliente.

Cuando revisamos nuestro tarjetero es común encontrar algunas tarjetas que no recordamos quién nos las entregó, ni cuándo, ni por qué, ni para que. Además, se presentan las siguientes interrogantes: ¿Qué hacer con ellas? ¿Eliminarlas o conservarlas? La respuesta a estas preguntas puede ser la clave para determinar si te interesa buscar a esa persona para cerrar un trato.

¿Tus tarjetas de presentación son capaces de superar las dos pruebas? Recuerda que éstas son una de las herramientas fundamentales para posicionar tu empresa con clientes potenciales. También generan una radiografía sobre la forma en que se desempeña tu empresa y transmiten los valores centrales de tu marca. Si están bien diseñadas, son una garantía de que tu trabajo es serio y estable. Por el contrario, tarjetas mal diseñadas o impresas de forma mediocre comunican precisamente eso.

Entonces, ¿Cómo convertirlas en tus vendedoras estrellas? Primero, considera que no sólo son una identificación profesional, sino una manera efectiva para establecer nuevos contactos. Por lo tanto, son tan relevantes como una campaña de publicidad masiva. De ahí la importancia de la contundencia del mensaje que quieres transmitir a través de ellas, así como su alcance e impacto.

Hay cuatro elementos que no pueden faltar en tus tarjetas de presentación:

  1. Nombre comercial y logotipo.Tu logotipo debe resaltar a primera vista, por lo que conviene colocarlo en la parte superior o del lado izquierdo. Imprímelo a un tamaño que capte la atención de manera inmediata.
  2. Nombre personal. Es recomendable que dejes un espacio en blanco, justo debajo del nombre para que las personas hagan anotaciones de cómo y dónde te conocieron o que producto o servicio les interesa de tu empresa; este tipo de referencias permitirá que la tarjeta sea recordada fácilmente. Esta táctica es muy conveniente en caso de que repartas tarjetas en ferias o eventos empresariales, en los cuales generalmente se logran muchos contactos en un solo día.
  3. Datos de contacto. Incluye tu teléfono, correo electrónico, página de Internet y domicilio físico. También incluye tu número de celular. Si tu teléfono tiene alguna extensión, no olvides mencionarlo. Mientras más completa sea esta información, más fácil será el contactarte.
  4. Servicios ofrecidos. ¿De qué se trata? No olvides mencionar a qué te dedicas y cuáles son los servicios que ofreces. Muchas tarjetas son tiradas a la basura porque no comunican el beneficio de guardarlas. Por ejemplo: recuperación de datos en discos duros, fumigación preventiva o diseño de páginas Web. Mencionarlo es  tan importante como los datos de contacto. No es necesario incluir todo el menú de servicios, pero sí tu propuesta única de ventas.

Puedes poner a prueba la efectividad de tus tarjetas respondiendo a estas cuatro preguntas:

  • ¿Qué tanto llaman la atención?
  • ¿Generan interés en lo que ofreces?
  • ¿Dan suficiente motivación para que la gente las guarde y las tenga a la mano?
  • ¿Facilitan las ventas o contactos?

Nota original: https://www.entrepreneur.com/article/261123